Lanzamiento de la Academia de Innovación Política en Brasil

¿Cómo formar líderes para el siglo XXI?

En colaboración con el Instituto Mídia Étnica, los días 12 y 13 de mayo, desde Asuntos del Sur lanzamos la Academia de Innovación Política en el marco de un Taller Mucho con Poco en la ciudad de Salvador de Bahía, con una gran convocatoria de activistas e invitados de distintas ciudades de Brasil, quienes se reunieron durante dos días para debatir sobre temas de innovación política en un contexto tan diverso y particular como el brasileño.

Nuestro primer día de taller:

Asuntos del Sur y Midia Etnica, una alianza regional en pos de democracias más inclusivas y plurales

La apertura del taller fue realizada el día 12 de Mayo en la Universidad Unijorge con la presencia de Matías Bianchi Director de Asuntos Del Sur, Paulo Rogério de Berkman Center (Harvard University) y Co-Fundador de Vale do Dendê, Luciane Neves, Directora del Instituto Mídia Étnica, Leonel Leal del CEERI (Centro de Estudios y Estrategias de Relaciones Internacionales de la Unijorge) y  Lázaro Cunha, presidente da FAPESB.

Entre las disertaciones, Matías Bianchi presentó la Academia de Innovación Política y el Diplomado en Innovación Política en portugués, que en su versión en español cuenta con 200 alumnos de 21 países de América y Europa. Matías destacó que “trabajar en Salvador de Bahía, nos permite contribuir a la formación de líderes locales que se encuentran realizando “mucho con poco” en sus comunidades, a través de ofrecer una capacitación en idioma portugués”.

Por su parte, el cofundador del Valle del DendêPaulo Rogério planteó importante destacar que en general los procesos de formación y acompañamiento de prácticas innovadoras en Brasil carecen de discusiones profundas sobre el impacto que estas prácticas tienen en la política de América Latina en general y en las particularidades de cada país. Por ello motivó a los invitados a empaparse de la propuesta que Asuntos del Sur traía al contexto brasileño a lo largo de los últimos años.

En relación a ello, Luciane Neves, Directora del Instituto Midia Étnica hizo hincapié en la alianza que desarrollada entre el Instituto Midia Etnica y Asuntos del Sur a través de este proyecto Mucho con Poco que en cinco años realizó más de 30 talleres en 24 ciudades de América Latina, incluyendo Salvador, Sao Paulo y Río de Janeiro, involucrando a cerca de 3.500 activistas políticos e integrantes de grupos comunitarios. De ese modo, remarcó el trabajo de MCP centrando en tecnologías de bajo costo y alto impacto social. Una de ellas es la herramienta VOJO, que el Instituto Midia Etnica ha desarrollado, enfocada en la promoción de la igualdad racial.

Las periferias, cunas de la innovación política

En esa misma jornada, el Panel de Innovación Política y Cultura Maker contó con la participación de destacados activistas brasileños. Con la coordinación de André Luís Santana, periodista y cofundador del Instituto Mídia Étnica y del Portal Correio Nagô, nos acercaron sus experiencias Ana Carolina da Hora miembro de Olabi y Petra Lab, Thamyra de Araújo, fundadora de Gato Mídia, el profesor Dr. Igor Dantas de la UFRB e Itala Herta, activista y productora cultural de Salvador.

La charla inició con la presentación del profesor Igor Dantas, quien reflexionó sobre cómo combatir el racismo a través de la ciencia y la tecnología. Luego de experimentar en espacios de formación científica y de desarrollo de tecnología destinado principalmente a procesos industriales, decidió romper con aquellas barreras que alejan a científicos de las realidades sociales.  De ese modo su trabajo actual busca acercar la ciencia y la tecnología a procesos sociales de lucha contra el racismo. Entre sus intervenciones se destacó su reflexión acerca del hecho que “la ausencia de diversidad en la producción de tecnología e información retroalimenta el racismo institucional en todos los sectores”. Para Igor, es urgente pautar una vinculación entre racismo y la ciencia y la tecnología, buscando crear tecnologías que cohíban y monitoreen al racismo. De ese modo, “si el racismo es un problema y la ciencia y la tecnología (C & T) resuelve problemas, ¿por qué no utilizamos esas áreas para resolver problemas de la desigualdad social?”.

Luego tomó relevancia la presentación de Thamyra Araujo de Gato Midia, una joven activista de gran energía, proveniente de una de las favelas más grandes de Río de Janeiro, Complexo do Alemão, quien llamó la atención de los procesos de innovación política que surgen en las periferias, lo cual es comúnmente invisibilizado bajo procesos de asistencialismo, menosprecio y minimización de la capacidad creativa de las personas en contextos desiguales. “La mayoría de las personas que están produciendo tecnología en los espacios de innovación son hombres blancos, clase media, que no reconocen la producción de la periferia y de los espacios populares como creativa. En el caso de las mujeres, la favela es un lugar sumamente inventivo de innumerables creaciones colectivas. Las personas que están allí crean soluciones para resolver situaciones frente a la ausencia del Estado”, puntualizó la joven activista del colectivo Gato Midia, proyecto de convivencia y aprendizaje a través del desarrollo de medios y tecnología para jóvenes de espacios populares.

Por su parte, Ana Carolina de la Hora, de la Preta Lab, también hizo coro en la valorización de la inventiva de aquellos que producen en medios sujetos a innumerables adversidades, lo cual no significa una apología a la pobreza, sino un reconocimiento de los actores que cuentan con pocos recursos como actores políticos, activos en la producción de conocimientos, ideas y procesos.  La ingeniera en computación dedicada a la enseñanza de robótica y programación a jóvenes de periferias planteó con firmeza: “Todo el mundo tiene un abuelo que arregla cualquier cosa en casa, una madre que innova en su fantasía y usted no necesita comprar nada … Esta es una realidad brasileña, que se resume en la cultura fabricante, esto también sucede en espacios donde las personas viven con poco”, consideró la carioca que integra el equipo de Olabi, buscando-en medio de la invisibilidad estructural- entender quién son las mujeres negras e indígenas que actúan en la tecnología e innovación en Brasil.

Desde el Instituto Midia Étnica se interpeló a pensar el siguiente interrogatorio: “siendo las periferias cunas de las innovaciones, ¿por qué las comunidades todavía tienen bajo retorno financiero y aún necesitan lidiar con la estigmatización e invisibilidad cotidiana? La respuesta no es simple, pero es posible afirmar que diversos motivos todavía se cruzan en el racismo institucional, pidiendo a los “espacios periféricos” estrategias para superar las consecuencias de una sociedad racista, en pleno siglo XXI.

Nuestro segundo día de taller

Durante el segundo día, nos trasladamos al Instituto Mídia Étnica, situado cercano a un centro de relevancia histórica de la ciudad de Bahía donde esclavos negros eran comercializados en la época de la colonia. La propuesta de esta jornada buscó introducir los tres módulos que son trabajados en el Diplomado buscando territorializar dichas agendas en experiencias locales.

Transformaciones sociales en la era digital

El primer módulo, que buscó discutir acerca de las transformaciones sociales en la era digital, contó con la mediación de Melisa Gorondy Novak, coordinadora del Proyecto Mucho con Poco quien invitó a pensar el impacto de las tecnologías en los ciudadanos del SXXI a las invitadas Florencia Goldsman, argentina, miembro de APC, activista de “Tomemos la Tecnología” e investigadora de la Universidad Federal de Bahía, y a Natália Néris, paulistana, responsable del proyecto InternetLab e investigadora de la Fundación Getulio Vargas.

La participación de Natalia Neris en el módulo implicó puso en el centro del debate la importancia de pensar el género como transversal a las transformaciones sociales en la era digital. De ese modo, contando la tecnología digital, en especial el internet y los nuevos espacios de convivencia que se han generado con su llegada como las redes sociales son un lugar propicio para la continuidad de las violencias generadas en el espacios offline y privados. La violencia de género en internet es cada vez más creciente y los modos de control, acoso y violación a los derechos de las mujeres invitan a repensar nuevas pautas en formaciones sociales que continúan reproduciendo las desigualdades de siempre. Por ello el género debe ser parte de los procesos para repensar las transformaciones sociales en tiempos contemporáneos.

Por otro lado, Florencia Goldsman, continuó con haciendo énfasis en asuntos de género en internet, dada su vasta experiencia y conocimiento sobre movimientos feministas que trabajan por romper las brechas de género en espacios virtuales, que accionan por la participación creciente de las mujeres en la producción de contenidos en internet como las “Editatonas”, entre otros. En este panel habló sobre la importancia de usar los datos para romper con estas brechas, pero enfatizando el compromiso y responsabilidad que deben asumir las mujeres y en general todas las personas al momento de participar en la red. De ese modo, planteó que “los datos también son políticos”, e interpeló a tomar conciencia de que “al hacer algo en Internet dejas un rastro digital, por ello debemos ser responsables de nuestros actos en la red”.

De los debates surgidos luego de las presentaciones se destaca la reflexión de una de las participantes que planteó que las problemáticas surgidas en internet son reflejo de nuestras construcciones sociales basadas en procesos verticales y de control. En ese sentido, “Internet es una estructura libre y horizontal, pero la manera cómo la usamos ha generado dinámicas verticales bajo un paradigma de control. Este paradigma que nos mueve como sociedad es vertical y entramos en un territorio horizontal: Internet… por ello el problema es social”.

Gestión pública abierta y participativa

El segundo módulo, estuvo vinculado a conocer qué se está trabajando y estudiando en Brasil sobre la agenda de gobierno abierto y datos abiertos. La coordinación estuvo a cargo del representante de la Unijorge, Leonel Leal Neto (CEERI), y contó con las disertaciones de Fernanda Safatle (SECTI), Asesora del Gabinete de la Secretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación del Gobierno de Bahía, Thiago Tavares Presidente de SaferNet Brasil, organización que combate violaciones de derechos humanos en la Internet brasileña, junto a Yuri Almeida,periodista y profesor miembro de @grupojol.

En este espacio tomó importancia la intervención de Thiago Tavares, Director de SaferNet Brasil quien alertó sobre “el peligro del uso de las redes sociales para diseminación del odio y la intolerancia”, es por ello trabajar en en la protección de los derechos humanos en Internet, ello desde sociedad civil, tejiendo puentes con las empresas y los gobierno. En relación a ello, Fernanda Safatle afirmó que “se deben crear espacios de diálogo entre el Estado y la sociedad civil. Exigir que los gobiernos conversen

Por otro lado Yuri Almeida, centró su presentación en la importancia de los datos que posee el gobierno, alertando de que “que los gobiernos hablen de datos abiertos disponibles, no significa que sean accesibles”. La reflexión sobre la accesibilidad a los datos que Yuri planteó trajo como conclusión la idea de que “sin acceso a información no puede haber transformación social”.

Otras formas de economía: colaborativas, inclusivas y sostenibles

En el último módulo trabajamos la temática “Economías colaborativas, inclusivas y sostenibles”. La mediación estuvo a cargo del periodista Rosenildo Ferreira co-fundador de Vale do Dende y del proyecto PapoReto. Las presentaciones estuvieron a cargo de Renata Aquino Ribeiro, investigadora y representante de la sociedad civil en el IGF, del profesor Hélio Santos  Diretor-Presidente del Instituto Brasileiro da Diversidade y de Daniela Rueda de Juvesol y de Ocupação Mercado Sul Vive.

La intervención del profesor y filósofo Helio Santos fue de gran impacto para todos los presentes. Durante una charla que invitó a reflexionar críticamente sobre la innovación en el contexto brasileño donde el racismo atraviesa todas las problemáticas del país. De ese modo planteó que “La innovación es el combustible que da sustentabilidad a las periferias, que siempre desarrollaron antídoto para defenderse del racismo institucional ... La periferia es oro, pero las elites gustan de bijoutería”.

Asimismo agregó que la innovación política en Brasil debe pensarse en la relación al porcentaje de población afrodescendiente que es mayoritario pero que se encuentra fuera de la distribución del poder.  “No se puede pensar un proyecto de nación sin incluir el 54% de negros. Este debe ser el papel de una nueva política”. Por último, centrándose en el aspecto económico que conforma uno de los ejes centrales en los procesos de cambio político, Helio remarcó la importancia de pensar en micromercados que socialicen juntos y trabajen de manera colaborativa y en red de modo de formar grandes mercados pero desde una perspectiva solidaria.

Dentro el mismo espacio de diálogo, Daniela Rueda, una activista apasionada por  formas de economía más inclusivas y sustentables, con experiencia de trabajo en distintos espacios colaborativos como el Forum Brasileño de economía solidaria reflexionó sobre si “¿Es la Economía Solidaria es un modelo de innovación política?”. En relación a ello, planteó que al rescatar la Economía Solidaria vínculos comunitarios, de reciprocidad y solidaridad para reproducir vínculos económicos podría incidir en procesos de distribución del poder e influenciar la formación de nuevos modos de política. Asimismo remarcó que este proceso no es pequeño en su país, sino que “en BRASIL hay más de 20.000 de iniciativas de economía solidaria” que implican inteligencias colectivas en acción a través de bancos comunitarios, fondos rotativos, entre otros que re-significan las formas de vida.

Renata Aquino Ribeiro, investigadora y representante de sociedad civil en IGF, dejó una invitación para que movimientos regionales participen también de procesos globales, como los de IGF. “Las mejores personas para decidir como puede ser el futuro de regiones menos asistidas son participantes de sus propias comunidades y movimientos sociales, hay espacio para el diálogo en procesos globales y son muy bienvenidos a juntarse”. Asimismo destacó que en estos círculos se debaten sobre nuevas formas de economía digitales como el bitcoin y blockchain que plantean una ruptura con las finanzas actuales promoviendo formas de intercambio basado en la confianza.

Un taller que invitó a la formación de redes de intercambio de desafíos, conocimientos y herramientas comunes entre los participantes

El desarrollo de los módulos estuvo acompañado por dinámicas de participación lideradas por Melisa Gorondy Novak, Coordinadora del proyecto Mucho con Poco junto a Sofía Castro Mariel, miembro de dicho proyecto y Coordinadora del área de alumnos y becas de la Academia de Innovación Política.

En una primera dinámica buscamos acercar a los participantes del taller a partir de pensarse con desafíos comunes entre todos, donde las luchas de muchos se encuentran cercanas en el territorio. De ese modo, al invitar a cada participante a contar sus retos personales y de lucha en sus colectivos buscamos que mediante dicha competencia se reconozcan frente al otro como un compañero en ese proceso, con objetivos similares y horizontes comunes. Por ello agrupamos los retos individuales en 4 desafíos comunes invitando a pensar que más allá de la especificidad de los objetivos de cada uno, se pueden pensar estos como parte de metas comunes más grande.

Posteriormente, se invitó a los participantes a acercar las herramientas que ellos han desarrollado o que conocen que pudieran hacer frente a estos desafíos comunes. De esa forma se intercambiarían conocimientos al poner sobre la mesa las herramientas conocidas por cada uno posibles de ser usadas en otras iniciativas.

Una segunda dinámica se pensó en el marco del segundo módulo destinado al gobierno abierto. Aquí la consigna estuvo bajo la idea de pasar de la “protesta a la propuesta”. Sofía invitó a los participantes a reflexionar mecanismos mediante los cuales miembros de la sociedad civil pueden demandar al estado mayor apertura, incluir nuevas agendas y democratizarse. Las respuestas fueron muchas, y las ideas muy creativas desde recuperar espacios de participación directa, transformar las relaciones de poder desde la micropolítica en espacios de encuentro y debate, influyendo en las agendas mediáticas hasta pensando la identidad como un espacio de construcción de poder.

Las dinámicas, los diálogos fueron sumamente enriquecedores, las evaluaciones positivas sobre el encuentro generado nos invitan a seguir apostando por espacios de construcción colectiva de conocimientos, a seguir formando en herramientas del SXXI para tener líderes que nos representen y formaciones políticas más inclusivas y plurales.

Relatoría: Sofía Castro Mariel y Melisa Gorondy Novak.