Campamento Feeling. ¿Por qué un indicador alternativo de Paz?

Extraído de lohiceconfeeling

Nuestro Campamento Feeling está cerca, hoy queremos explicarte cual es el motivo que mueve este proyecto, el “porqué” de este campamento. De forma sencilla, nuestro propósito es hallar un indicador alternativo, en los cinco puntos de la ciudad, que mida la paz de una forma diferente a como se mide comúnmente y que permita realizar un seguimiento continuo al tema de pos conflicto en la región.  Ahora bien, para entender mejor este propósito es necesario primero entender y dejar claros ciertos conceptos y aspectos.En primer lugar, es importante saber que es un indicador de paz y como se mide usualmente. El índice de paz global clasifica los países de todo el mundo según su nivel de paz, tomando en cuenta un conjunto de indicadores de carácter tanto cuantitativo como cualitativo; 23 para ser precisos, y evaluando al 99.6 % de la población mundial. Anualmente varía levemente la escala de ordenamiento de los países, los cuales se clasifican de acuerdo a tres variables establecidas: grado de militarización, nivel de seguridad en la sociedad y alcance de conflictos internos e internacionales y se catalogan por colores; desde el verde, que significa muy pacífico hasta el rojo, que indica muy violento.

Este índice es el más importante y el que más se toma en cuenta en análisis y estudios por países y a nivel mundial. Además, puede decirse que ha sido una herramienta útil para la construcción e implementación de políticas públicas. Sin embargo, es importante mencionar que al ser el resultado de encuestas y datos estadísticos extra polarizados no siempre refleja la realidad de lo que pasa en las sociedades de países como los latinoamericanos, por ejemplo. Por otro lado, no toma en cuenta lo relacionado a violencia no política y las situaciones particulares y propias de poblaciones en estado de vulnerabilidad respecto a hechos de violencia como niños y mujeres.

Ahora bien, es importante comprender las diversas caras que tiene la paz; pues si lo vemos desde una perspectiva epistemológica la paz puede ser positiva, negativa y diferencial y una de sus manifestaciones es la cultura de paz. Cuando hablamos de paz negativa hacemos referencia a la ausencia de guerra y de violencia directa, es positiva cuando se trata de democracia ampliada y derechos humanos bien ejercidos y respetados y se trata de paz diferencial cuando existen continuas y progresivas acciones de paz aun cuando persiste la violencia en un determinado contexto. En último lugar, cultura de paz se compone de todo el conjunto de valores, actitudes y conductas que: “1) plasman y suscitan a la vez interacciones e intercambios sociales basados en principios de libertad, justicia, democracia, tolerancia y solidaridad; 2) que rechazan la violencia y procuran prevenir los conflictos interviniendo sus causas; 3) que solucionan sus problemas mediante el diálogo y la negociación; y 4) que no solo garantizan a todas las personas el pleno ejercicio de todos los derechos, sino que también les proporcionan los medios para intervenir plenamente en el desarrollo endógeno de sus sociedades.” SALAMANCA, RODRIGUEZ, CRUZ, P.p 5. 2016.

Ahondando un poco más en la noción de paz positiva, decimos que existe un índice de paz positiva (IPP) y que este es proporcionado anualmente por el Instituto para la Economía y la Paz (IEP). Brinda cifras e información estadística provenientes de bases de datos económicos y sociales acerca de la eficacia y la capacidad de un país para construir y mantener la paz. Estos datos permiten determinar qué elementos tienen una relación significativa con la paz negativa según el índice de paz global (IPG). De forma general, se mide de acuerdo a análisis cuantitativos, sin embargo; desde una perspectiva histórica se ha entendido de manera cualitativa y su concepto y valores se han basado en criterios idealistas de una sociedad pacífica.

Dicho lo anterior; mencionaremos los pilares que conforman la paz positiva y las características que la definen. Comencemos por las segundas, la paz positiva:

– Es sistémica y compleja: no puede entenderse mediante una secuencia lineal de sucesos.

– Es virtuosa o viciosa: puede propiciar ciclos de retroalimentación negativa o positiva o viciosos y virtuosos respectivamente.

– Es preventiva: fortalecer sus pilares ayuda a prevenir la violencia y/o el conflicto.

– Refuerza la resiliencia y la no violencia: incentiva el uso de alternativas no violentas en la resolución de conflictos.

– Es informal o formal: los factores sociales y actitudinales son tan importantes como las instituciones estatales.

– Sustenta los objetivos de desarrollo

Con respecto a sus pilares, debemos decir que son ocho y cada uno de ellos se compone de tres indicadores; como resultado el índice de paz abarca 24 indicadores. Estos pilares son ocho factores clave y varían de acuerdo a las condiciones sociales, políticas y económicas de cada país. En primer lugar; se tiene en cuenta la distribución equitativa de recursos en salud, educación y en menor grado la distribución de ingresos, en segundo lugar; el libre flujo de información en una manera que genera mayor apertura y ayuda a las personas y a la sociedad civil a trabajar en conjunto, tercero; un entorno empresarial sólido que evidencie la fortaleza de las condiciones económicas y de las instituciones formales que sustentan la operación del sector privado. Como cuarto pilar, están los altos niveles de capital humano que reflejen el grado en que las sociedades educan a su población y promueven el desarrollo del conocimiento. En quinto lugar, bajos niveles de corrupción que puedan elevar la confianza en las instituciones, favorecer la colaboración entre ciudadanos y gobierno e incrementar la capacidad y legitimidad de los gobiernos para resolver problemas de su población. El sexto pilar, hace referencia a las buenas relaciones con los vecinos que por ejemplo facilitan el comercio y reducirían la necesidad de recurrir a las fuerzas militares y policiales. En séptimo lugar se debe tener en cuenta el correcto funcionamiento del gobierno; que preste servicios públicos y civiles de alta calidad, genera confianza y alienta la confianza y la participación, demuestra estabilidad política y preserva el Estado de Derecho. Finalmente, está la aceptación de los derechos de los demás.

En cuanto a la paz negativa, debe aclararse que en sí misma la paz es un concepto negativo al indicar “ausencia de…” o “no-guerra” por lo cual se convierte en un concepto limitado y al cual se supone como opuesto la guerra; la cual es una afirmación errónea.  Lo anterior además ha generado una pasividad frente al concepto y las acciones relacionadas a la construcción y fomento de hechos de paz verdaderos. Es necesario una reformulación del concepto de paz, pero también del concepto de conflicto; que como dijimos anteriormente son tan complejos que necesitan ser vistos y definidos desde otras perspectivas más amplias que tomen en cuenta todas las particularidades de una sociedad pacífica y/o en conflicto; si es que podemos clasificarlas así.

Antes de concluir, queremos indagar un poco en la noción de “cultura de paz”. Como lo dijimos arriba la cultura de paz se compone de todos aquellos elementos que ponen en primer plano de importancia a los derechos humanos, el rechazo total a conductas violentas y al conflicto y la promoción de la comprensión entre los pueblos, los colectivos y las personas. Sus fundamentos tienen fuerte relación con los pilares de la paz positiva que analizamos previamente. La creación de una cultura de paz en cualquier sociedad implica una modificación de conductas y paradigmas de tipo general y particular que van más allá de contextos de conflicto y se aplican a la vida y entornos diarios como el hogar, la escuela, el trabajo.

La construcción de una cultura de paz y desarrollo sostenible es uno de los objetivos principales del mandato de la UNESCO. La formación y la investigación para el desarrollo sostenible están entre sus prioridades, así como la educación para los derechos humanos, las competencias en materia de relaciones pacíficas, la buena gobernanza, la memoria del Holocausto, la prevención de conflictos y la consolidación de la paz. UNESCO.

Como vemos, hablar de paz implica la consideración de varios conceptos y particularidades; razón por la cual un indicador generalizado no es pertinente para medir la situación de paz o conflicto en una región como la nuestra, por ejemplo y aún más en el contexto de implementación de un acuerdo de paz y posconflicto en el que estamos inmersos. En Colombia,  podemos decir que llegamos a un estado de paz negativa cuando se dio el cese al fuego y de hostilidades unilateral en principio y bilateral desde mediados del 2016 con sus respectivas manifestaciones, llegamos a una paz positiva con los primeros reconocimientos de derechos de las víctimas con la Justicia Restaurativa Especial para la Paz y el otorgamiento de garantías políticas como oposición y de seguridad a las Farc; sin embargo podemos decir que esas son solo pequeñas manifestaciones. Nos hallamos en apenas una paz diferencial que se da en breves y resumidos espacios en los que se identifican acciones que crean y promueven paz, pero aun rodeados de contextos violentos y de conflicto.

Frente a lo anterior, vemos como los indicadores no nos dejan en un buen lugar pues en el índice de paz negativa ocupamos uno de los últimos puestos a nivel mundial y somos de los últimos países de la región en cuanto a la medición de paz positiva. Lo anterior responde a que existe una fuerte relación entre ambos indicadores y muestra relación directa con el aumento en los niveles de corrupción y la disminución del PIB para países como Colombia donde al parecer a los corruptos les interesa la guerra, la pobreza y la desigualdad y que mantendrán las condiciones de violencia y conflicto.

Ahora bien, volviendo al tema que nos ocupa, el Campamento Feeling busca examinar las estructuras, los factores sociales y las instituciones que contribuyen a la paz en las comunidades de la ciudad. Se propone enfocarse en mostrar y resignificar el potencial que tienen las comunidades en cuanto a acciones encaminadas a alcanzar la paz y mantenerla. En resumidas palabras, se enfocará en esas acciones que son muestra de paz positiva y paz diferencial que permiten una estandarización de valores más accesible y fáciles de leer pero que no muestra valores solo de carácter cuantitativo. Son alternativos en la medida en que son acciones innovadoras y creativas enmarcadas en áreas del deporte, el teatro, la pintura, la danza, el empoderamiento ciudadano y otros hechos, que muchas veces no son tomadas en cuenta pero que contribuyen en gran medida a la construcción de paz colectiva y disminuyen la percepción de violencia y sensación de miedo en las comunidades.

Para poder obtener estos indicadores alternativos antes y durante los días de campamento, se realizará un acercamiento previo que permita crear unos perfiles de comunidad en los cinco cuadrantes de la ciudad que permita identificar al ciudadano promedio de estos lugares. Se buscarán, además; colectivos, grupos sociales, fundaciones, instituciones y otras agrupaciones que estén realizando estas acciones en comunidad y que serán nuestros colaboradores más grandes durante los días de campamento. Al identificar estas acciones, tendremos un punto de partida para la creación de nuestro prototipo final que potenciará y le brindará respaldo metodológico y sostenibilidad a estos mini-proyectos que crean las comunidades. Ya durante los días de campamento, se identificará la influencia en la comunidad que tienen estas acciones, quien es la población vinculada, que herramientas e implementos necesitan, quienes son y serán los desarrolladores, como podría expandirse a mayor cantidad de población y hacia otros contextos, como lograr mayor apropiación y cómo fortalecer las iniciativas convirtiéndolas en proyectos permanentes desarrollados por y para las mismas comunidades.

Como vemos, el propósito es darle la importancia que se merece a esas acciones de paz colectivas con herramientas teóricas y metodológicas innovadoras y que fomenten la participación y apropiación ciudadanas. Dejando claro nuestro objetivo, pronto te contaremos más sobre los puntos de la ciudad que acogerán a nuestros viajeros durante los días de Campamento Feeling.

Webgrafía

CARDONA LONDOÑO, Juan Carlos. Los índices de paz global: entre los ideales de la paz y la “paz positiva”. ALPONIENTE. 7 de junio de 2018. https://alponiente.com/los-indices-de-paz-global-entre-los-ideales-de-la-paz-y-la-paz-positiva/

DUQUE, Horacio. ¿Paz positiva? ¿Paz negativa? ¿Paz diferencial?. América Latina en Movimiento. Febrero 6 de 2017. Bucaramanga. https://www.alainet.org/es/articulo/183314

FISAS, Vicenç. Indicadores de construcción de Paz. La caja de herramientas.2003

http://escolapau.uab.es/img/programas/procesos/05procesos006.pdf

HEIN, M. v. (5 de mayo de 2018). Índice de Paz Global: los conflictos aumentan. http://www.dw.com/es/%C3%ADndice-de-paz-global-los-conflictos-aumentan/a-44090050

IDLER, Annette. El índice global de paz 2015: ¿cómo vamos en Colombia?. Razón Pública. 2 de agosto de 2015. https://www.razonpublica.com/index.php/conflicto-drogas-y-paz-temas-30/8705-el-%C3%ADndice-global-de-paz-2015-%C2%BFc%C3%B3mo-vamos-en-colombia.html

IMCO, Staff.  Reporte sobre Paz positiva 2016 vía IEP https://imco.org.mx/seguridad/reporte-sobre-paz-positiva-2016-via-iep/

LÓPEZ LÓPEZ, Wilson. Indicadores cuantitativos de la paz: el lugar de Colombia en el mundo. Revista Semana. Martes 25 de septiembre de 2018.
https://www.semana.com/opinion/articulo/indicadores-cuantitativos-paz-lugar-colombia-mundo/333983-3

Bibliografía

INSTITUTE FOR ECONOMICS & PEACE. Índice de Paz México. Abril de 2018. Vision of humanity.  92 págs.